lunes, 12 de marzo de 2012

En bote por el Canal Kazinga

Cormoranes y marabous.

Cuando alguien piensa en un viaje a los parques nacionales de Uganda el motor principal suele ser Bwindi con sus gorilas de montaña o el bosque de Kibale con sus chimpancés. A ambos dedicaré futuros post. El tercero en discordia suele ser las cataratas Murchinson o el parque nacional Queen Elizabeth. Generalmente la decisión entre uno u otro sueles estar en función del recorrido que se hace por el país. En un safari en el que se incluyan los highlights no faltarán ambos (normalmente 15 días), pero existe una versión más corta centrada sólo en el oeste (sobre 10-11 días). En el caso de las cataratas Murchinson, al norte, vienen a la mente el río Nilo y su mayor salto (aunque sean sólo 40 metros) y la vida entorno al agua: el río, el delta interior, las aves acuáticas, los safaris en bote… A Queen Elizabeth, en el oeste, suelen referirse los ugandeses como el Masai Mara de Uganda. Sin llegar a las concentraciones de herbívoros ni de felinos de la emblemática reserva de Kenia, puede parecerse por su ecosistema de sabana. En lo que el visitante no piensa es en el paisaje de cráteres ni el de un inmenso canal de agua. En conjunto Queen Elisabeth a mi me produce una sensación de mezcla de Ngorongoro (Tanzania), Masai Mara (Kenia) y Chobe (Botswana). Digo sensación y en cualquier caso a muy pequeña escala comparado con estas tres grandes santuarios de la naturaleza africana, pero me recuerda.

El canal Kazinga cuenta con una de las mayores poblaciones de hipopótamo.

Gran garza blanca.


Hoy quiero detenerme en la parte que podría semejarse al parque nacional Chobe. Me refiero al canal Kazinga. Este canal de casi 40 kilómetros de largo comunica el lago George con el enorme lago Edward, dos de los Grandes Lagos del Valle del Rift. La profundidad del canal no llega a los cien metros pero su anchura es considerable en algunos puntos. Lo que si es llamativo es la cantidad de fauna que se observa en sus orillas. No es sorprendente el hecho de que los animales se concentren alrededor del agua en un ecosistema de sabana pero si llamativo por la variedad de especies que se pueden observar y el número en que llegan a congregarse.

Hamerkop.

Aunque existen varios asomos al canal a lo largo de diferentes puntos en los safaris en vehículo, la mejor opción es realizar un safari en bote desde el pequeño puerto situado en la península Mweya, muy cerca de la desembocadura del canal en el lago Eduardo. Hay varios barcos y diferentes salidas. La habitual dura 2 horas y se centra en la orilla sur del canal desde el puerto hasta el lago Eduardo. Es una magnífica oportunidad para ver de cerca búfalos, elefantes, hipopótamos, antílopes, cocodrilos y lagarto monitor. También diferentes especies de monos, como colobos blanco y negro, babuinos y monos vervet y azules. Pero sobre todo es un paraíso para observar aves acuáticas: marabú, espátula africana, jacana, jabiru (cigüeña pico de silla), cigüeña pico amarillo, cigüeña pico abierto, ibis sagrado, ibis hadada, garza Goliat, gran garza blanca, garcillas bueyeras, garcillas comunes, martinentes, gansos egipcios, aningas, hamerkop águila pescadora… y una gran densidad de martín pescador blanco y negro (pied kingfisher), entre otras especies.

Pied Kingfisher, el más abundante de los martines pescadores en Queen Elisabeth.


Destaca una lengua de arena en la que se congregan por cientos los cormoranes y otra, cerca de la población de pescadores Kazinga, en la que se reúnen los pelícanos.

Una grata sorpresa con la que a priori no se cuenta en una visita a la sabana de Queen Elizabeth.
Elefantes y búfalos se congregan por centenares a orillas del canal.


En los próximos post me detendré en la sabana del parque y alguna sorpresa más en Queen Elizabeth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada