domingo, 16 de diciembre de 2012

Los mejores lugares del mundo para ver ballenas



Como os avanzaba en el pasado post sobre Mis Safaris Favoritos, inauguro sección con una selección (mi selección) de los mejores lugares en el mundo para observar ballenas. Son varios los enclaves importantes que han quedado fuera de la lista pues me ha resultado complejo quedarme con los diez mejores.


Lo que si me ha resultado imposible es ordenarlos de mejor a “peor”, así que eso os lo dejo a vosotros…  aquí van mis diez favoritos.


1. Ballenas Jorobadas en la Bahía de Samaná, República Dominicana.

Entre enero y marzo llegan a las tranquilas de la bahía de Samaná, en el en las miles de  ballenas jorobadas o yubartas que han convertido a este lugar caribeño en uno de los mejores enclaves mundiales para observar a estas ágiles y saltarinas ballenas. El santuario de Banco de Plata-Samaná es el lugar de cría de la población de yubartas del Atlántico Norte.

Las salidas se realizan desde el pueblo de Samaná. Hay varias empresas y salidas a diferentes horas del día. Incluso existe la posibilidad de nadar con ellas en mar abierto en excursiones de varios días.



2. Ballenas Minke en Húsavik, Islandia.

Probablemente se trata de le mejor enclave en Europa para observar cetáceos. Llama la atención por la diversidad específica de mamíferos marinos que nadan en las aguas que rodean a este pueblo pesquero del norte de Islandia. La llegada de las diferentes especies responde a un patrón diferente y dependiendo de la época se observan, sobre todo, ballenas minke (julio-agosto), ballenas jorobadas (junio) y ballenas azules (mayo). También orcas, marsopas de puerto y ballenas fin, ballenas sei, etc.

El complemento perfecto para cualquier salida de whale watching lo pone la gran cantidad de aves marinas. Destacan varias especies de gaviotas y los frailecillos que crían en la isla Lundey.

Existen empresas que realizan varias salidas diarias desde el puerto de Húsavik.



3. Delfines en el Mar de Arabia, Omán.

En las cálidas aguas del mar de Arabia, nadan 21 especies de cetáceos. Desde varias especies de delfines hasta la enorme ballena azul. Lo mejor de este spot de whale watching es la cantidad de ejemplares que se observan muy cerca de la costa, sobre todo, delfines comunes, nariz de botella, spiner y de Rissos. Las salidas se realizan desde el puerto de Muscat y la mejor época, entre octubre y marzo.



4. Ballenas Grises en Baja California, México.

Entre enero y abril llegan a las tranquilas y aguas de la península mexicana de Baja California. Es la meca de la observación de la ballena gris. Esta especie acude cada año puntual dentro de su ruta migratoria desde Alaska a Baja California para parir a sus crías. Las salidas de whale watching permiten, gracias a la confianza de esta ballena, el contacto no sólo visual con ballenas y ballenatos. Especialmente en las lagunas, se acercan curiosas y tranquilas hasta las embarcaciones, dejándose incluso tocar. Los mejores enclaves para ver de cerca de a las ballenas grises son Guerrero Negro, Ensenada, Bahía Magdalena y Los Cabos.

Se observan también delfines, aves marinas y lobos marinos. La temporada de avistamiento suele abarcar desde el 15 diciembre hasta 15 abril.


5. Calderones tropicales en Tenerife, España.

En las aguas de las islas Canarias nada la tercera parte de la  mundial de especies de cetáceos. 26 especies diferentes de las cuales 21 nadan en el brazo de mar que separa Tenerife y La Gomera.  

Los calderones tropicales o mal llamadas ballenas piloto, son la especie que copa el protagonismo de las salidas para avistar especies. Otro de los avistamientos inolvidables es el de los delfines que nadan frente a los inmensos paredones del Acantilado de los Gigantes. El clima del sur de la isla, que permite realizar excursiones durante todo el año, y la presencia estable de los calderones convierten a Tenerife en uno de los mejores spot mundiales de whale watching con casi 100% de garantía de éxito. Salidas desde Los Gigantes, Puerto Colón y el Puerto de los Cristianos.



6. Ballena Franca austral en Península Valdés, Argentina.

Este santuario animal de la Patagonia argentina es célebre, sobre todo, por albergar entre julio y diciembre, unas 2.500 ballenas francas australes, la tercera parte de la población mundial de esta especie que se distribuye exclusivamente por el Hemisferio Sur. Se concentran para criar en el Golfo Nuevo y el Golfo de San José.

La ballena franca austral está declarada monumento nacional en Argentina. Puerto Pirámides, cerca de Puerto Madryn, es la pequeña población donde se encuentran la mayoría de empresas de whale watching que realizan varias salidas diarias.

En ocasiones la playa El Doradillo, en Puerto Madryn ofrece la oportunidad de observar a las ballenas desde la costa.



7. Ballena Franca austral en Hermanus, Sudáfrica.

Al igual que sucede en aguas patagónicas, la ballena franca austral es la protagonista de las salidas de whale watching en la sudafricana Bahía Walker, cerca de Ciudad del Cabo. Hermanus es la capital de la observación de ballenas no sólo por las empresas que salen desde el puerto nuevo a observar la ballenas en mar abierto si no, sobre todo, por ofrecer la experiencia de observar a los cetáceos desde la costa. En ningún otro lugar del planeta se ven las ballenas tan cerca desde la línea de costa. Existen varios puntos de observación terrestre en Hermanus. Se pueden observar a apenas 15 metros de tierra gracias a la protección que ofrece este santuario de cría para las ballenas francas entre julio y noviembre. También se observan ballenas jorobadas.

Además en la cercana localidad de Gansbaai se realizan salidas para ver tiburones blancos, desde embarcación o mejor aún, buceando con ellos en jaula.


8. Orcas en Tysfjorden, Noruega

Pocas cosas son comparables a meterse en el agua (literalmente) con una manada de orcas. El escenario no puede ser más espectacular, con las montañas nevadas del fiordo noruego. A primera hora de la mañana, cuando una débil luz ilumina las pocas horas de sol propias de esta época del año al norte del Círculo Polar, se realizan las salidas para observar a algunas de las aproximadamente 1.000 orcas árticas que cada año penetran en el fiordo tras los arenques migratorios. Se pueden fotografiar desde el bote o también se ofrece la posibilidad de realizar snorkeling en unas aguas que nunca se congelan gracias a la corriente del Golfo. Las orcas sólo están en el fiordo desde finales de octubre a finales de enero.



9. Orcas en Vancouver, Canadá.

Orcas, ballenas jorobadas, ballenas grises y delfines nadan en los alrededores de la isla de Vancouver, en la costa oeste canadiense, pero sin duda el enclave por excelencia es el Estrecho de Georgia, entre la isla y el continente, y la reina de la observación en temporada la orca. Las mejores observaciones se realizan entre abril y octubre y las salidas tienen lugar en Vancouver y Grand Vancouver (desde Vancouver, Tofino, Stevenson, Victoria, etc.). La desembocadura del río Fraser y las islas de San Juan, en el citado estrecho, son un spot idóneo para las orcas (junio-septiembre). Una actividad muy popular es la de navegar en kayak entre las ballenas. Se observan también leones marinos, focas, marsopas y aves marinas. Incluso osos en las orillas.


10. Ballenas Jorobadas en Tahiti y sus islas, Polinesia.

La mayor población mundial de yubartas se encuentra en el Pacífico Sur y cada año migran desde la Antártida hasta Polinesia para reproducirse. Uno de los mejores enclaves para observarlas es la isla de Moorea, a 10 minutos en vuelo desde Tahití. Existen diferentes empresas que ofrecen salidas entre julio y finales de octubre, en el invierno y primavera australes, par observar a las ballenas jorobadas y, lo que es mejor, darse un baño con ellas en mar abierto.

Además es fácil observar delfines de hocico largo, de hocico estrecho, o ballenas piloto, entre otras especies.


2 comentarios: