martes, 26 de marzo de 2013

Cascada de la Herradura, la mayor del Niágara




La mayor de las cataratas del Niágara no podía llamarse de otra forma que la Cascada de la Herradura. Son de esos nombres que al que la bautiza no le lleva más de un segundo pensarlo, pero es cierto que no hay otro nombre más apropiado. Se trata de un inmenso salto de agua de de 53 metros de caída que parecen mucho más cuando se está frente a él debido a la inmensa columna de agua que se precipita desde su parte alta. Su forma de C se debe al desplazamiento y permanente erosión del bloque de sustrato por el que el río Niágara discurre hasta llegar al borde de Table Rock House y dejar caer a lo largo de 671 metros de longitud el 90% del caudal del río. El 10% restante se desploma en la orilla derecha hidrográfica (en el lado estadounidense) en otra bella cascada.

 
 
 


Sus grandes dimensiones hacen que sea visible desde cualquier punto, con mejor o peor ángulo, pero siempre apreciable tanto desde el lado de EEUU como del lado canadiense.  La mejor panorámica se disfruta desde Canadá. Existen varios miradores, incluso algunos en las partes altas de la ciudad de Niagara Falls que proporcionan una visión casi frontal, pero sin duda la mejor panorámica se contempla desde el último mirador, al que se llega desde la carretera.

 


Una larga barandilla está estratégicamente situada a modo de paseo fluvial en el extremo izquierdo del salto, muy bien situada para apreciar el recorrido del río, la perfecta forma de herradura y la salida de la garganta tras desplomarse y continuar su curso. La enorme cortina de vapor de agua magnifica las dimensiones de la cascada, como ocurre con la citada altura. Desde el mirador se observa la osadía y destreza de los barcos que se aproximan todo lo que pueden a la base del salto, que parecen meras barquitas cuando sirven de referencia para apreciar el tamaño de la C. La cubierta aparece repleta de puntitos azules que corresponden a los chubasqueros de los pasajeros. Unos instantes después pude comprobar personalmente que lo de “enorme cortina de vapor de agua” quizá sea una parca descripción de la monumental cortina de agua que se viene encima a los pasajeros cuando el barco se aproxima… demasiado.
 
 
 

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La cascada es preciosa, para que la conozcan los de Persepolis

    ResponderEliminar