viernes, 15 de agosto de 2014

Los mejores lugares para ver mamíferos en Cataluña


El gamo es una de las 61 especies de mamíferos censadas en Cataluña.
En España, a diferencia de las aves, los encuentros con gran fauna a priori no son tan sencillos como en otros países debido, en general, a la escasez, al carácter huidizo, a los hábitos nocturnos, etc. de las diferentes especies de esta clase de vertebrados, aunque bien es cierto que cuando se tiene este tipo de avistamientos salvajes pocas sensaciones son más gratificantes en lo que a observación de fauna se refiere. Cataluña cuenta en su territorio con una magnífica representación de la fauna de mamíferos con una larga de lista de especies (61) entre las que no faltan el oso pardo, el lobo ibérico o los grandes herbívoros. Fruto de mis viajes por esas tierras y en especial, el último gran viaje que realicé durante varias semanas disfrutando de sus parques naturales y que he ido contando a modo de etapas en mi blog de Grandes Rutas, me gustaría desde estas líneas daros algunas pistas de dónde se encuentran los mejores enclaves para ver Mamíferos autóctonos.
 
Oso pardo ibérico en Aran Park
Comienzo la lista con el más emblemático y escaso de todos, el Oso Pardo ibérico (Ursus arctos), que cuenta en el Pirineo con una subpoblación occidental de 2 osos y una subpoblación en el pirineo Central de 20-25 osos. En el caso del Pirineo Catalán por sus montañas se mueven algunos ejemplares de la subpoblación Central. El Valle de Arán y el parque natural del Alto Pirineo (en concreto los Valles de Àneu, Tavascán, Lladorre, El Cardós y Val Ferrera) son los enclaves idóneos para su observación. En el valle de Isil existe un centro de información de dedicado a la especie que os recomiendo visitar. Es la Casa del Oso Pardo, en el pueblo de Isil.

Ciervo común o europeo.

El Ciervo común (Cervus elaphus) es un herbívoro de gran tamaño, el mayor cérvido europeo. Presenta buenas poblaciones en el Pirineo y Prepirineo. El mejor enclave para disfrutar de la berrea, el imponente espectáculo sonoro en su época de celo a comienzos del otoño (finales septiembre-primeros octubre), es la sierra del Boumort (Lleida). Aunque la densa cobertura forestal no facilita su observación, seguro escucharéis a los machos en berrea.

Gamos

El Gamo (Dama dama) está recuperando el sitio que ocupaba antaño en la cordillera Pirenaica. Los gamos comienzan a verse con relativa facilidad pastando en las praderas de los lindes de bosque. El valle de Espot (Lleida), en el parque nacional de Aigüestortes y Lago San Mauricio, es un lugar donde se suelen ver en las inmediaciones de la pista que sube hacia el Estany Sant Maurici. Pero los dos mejores lugares para verlos son: en primavera en los pastos que existen a ambos lados de la carretera C-28 que une Llavorsí con Esterri d’Àneu, en concreto en el tramo entre la Guingueta d’Àneu y Escaló (Lleida). De hecho hay que extremar la precaución al circular en vehículo. Mi enclave favorito para ver gamos es el parque natural de los Aiguamolls de l’Empordà (Girona), donde se ven con gran facilidad en los prados (existe el mirador del gamo) e incluso en las orillas o caminando por el agua del estany del Cortalet.

Un corzo macho asoma entre la hierba alta.

El más pequeño de los cérvidos ibéricos, el Corzo (Capreolus capreolus), es un animal esquivo que vive en la seguridad del bosque. Es abundante y se puede ver en casi toda la comunidad autónoma con cierta facilidad.

Muflón común o europeo.

El Muflón común (Ovis orientalis musimon), como el gamo, parece asentarse con rapidez en las montañas catalanas. Probablemente los mejores enclaves para observarlo sean el Valle de Núria (Girona) y en el Valle de Tor (Vall Ferrera; Lleida), donde suelen moverse entre este enclave y el vecino valle andorrano del Comapedrosa.

En invierno los rebecos bajan a cotas inferiores de montaña para alimentarse.

El Rebeco (Rupicapra rupicapra) el otro bóvido salvaje ibérico (además del muflón) es el artiodáctilo más abundante en el Prepirineo y el Pirineo. Se mueve con facilidad y ágilmente entre los escarpes rocosos de la alta montaña. En invierno baja a cotas inferiores de montaña. A primera hora de la mañana sale a pastar en zonas algo más abiertas y accesibles pero luego busca la protección en zonas escarpadas (morrenas, canchales, riscos herbosos, etc.).

La marmota es un gran roedor abundante en la alta montaña.

Marmotas (Marmota marmota). Este gran roedor es un encuentro bastante habitual en las rutas de montaña que recorren las sierras prepirenaicas (el Cadí es la mejor entre ellas) y sobre todo el Pirineo tanto de Lleida como de Girona. Habita preferentemente entre los 2.000-2.400 metros de altitud, en zonas rocosas con praderas cercanas (también en morrenas, prados rocosos). Es muy frecuente en las excursiones que recorren los circos glaciares y la parte alta de estos valles, donde su fuerte silbido de aviso se ha convertido en un sonido habitual. Desde su reintroducción en la Cordillera Pirenaica a mediados del siglo XX (donde habitó hace miles de años) su expansión a través de los collados es muy rápida.

Gato montés en MónNatura Pirineus.

Otros mamíferos
Como comentaba, la lista es amplia y con especies tan relevantes como el Lobo ibérico (destacar por ejemplo en los últimos años los avistamientos en el Cadí), el gato montés, la garduña, la nutria, etc. y otros mamíferos más sencillos de ver como el zorro rojo o el jabalí.


El amanecer y el atardecer son los mejores momentos del día para observar a estas especies, pero aún así la frase de “estar en el lugar adecuado y en el momento justo” parece cobrar todo su sentido cuando de ver mamíferos salvajes se trata. En la mayoría de las ocasiones –sobre todo en los más escasos- nos conformaremos con ver sus rastros y señales. Para no regresar a casa “de vacío” si no tener un encuentro cercano con estos animales y, sobre todo, conocer muchas cosas sobre estos animales de la mano de profesionales en la educación ambiental os recomiendo visitar algunos de los centros de fauna que existen: MónNatura Pirineus (Son; Esterri d’Àneu), Aran Park (Bossòst; Valle de Arán), Molló Parc (Molló; valle de Camprodon) o el Centro Piscícoladel Pont de Suert dedicado en buena parte a las nutrias (El Pont de Suert) son los más relevantes. Especialmente recomendables para ir con niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario