miércoles, 9 de noviembre de 2011

Avistamiento de cetáceos en el mar de Arabia

Frente a las costas de Omán se concentran grupos enormes de delfines.

El mar de Arabia está formado por las aguas del Océano Índico que bañan las costas de la Península Arábiga por su parte sur y este (el oeste lo baña el Mar Rojo). El límite inferior de este mar los marcan las costas africanas de Somalia, en el cuerno de África, y el Golfo de Adén y sube hasta tocar las playas de Irán y Pakistán, quedando cerrado al este por la Península de India.



Hechas las presentaciones contaros que Omán, puerta de entrada al Golfo Pérsico, es un excelente punto de partida para la observación de fauna marina. Son aguas templadas que permiten la vida de miles de especies de peces y mamíferos marinos (desde varias especies de delfines hasta ballena azul) que se concentran especialmente cerca de las costas, donde la temperatura del agua es todavía más agradable y abunda la comida. Precisamente siguiendo esta comida en forma de enormes bancos de peces han hecho de estas aguas costeras su morada habitual un gran número de cetáceos (hasta veintiuna especies diferentes) que acuden fieles a la cita diaria con los pescadores omaníes que levantan redes a primera hora de la mañana.

Se aproximan mucho a la embarcación y pasan buen rato jugando.


Si queremos verlos hay que estar pronto, con las primeras horas de luz, pero a cambio seremos recompensados, sólo en lo que a delfines se refiere, con varios miles de ejemplares ante nosotros. Y lo de varios miles no es una exageración. Acostumbrado a la presencia y observación de cetáceos, he de confesar que jamás había presenciado tal concentración de estos cetáceos. Los delfines (nariz de botella, común, spiner y de Rissos), una vez satisfechos de su ración alimenticia correspondiente de pequeños atunes, sardinas, etc. no dudan en jugar a ambos lados de la embarcación durante el tiempo que haga falta, hasta que el jefe de la manada lo estime oportuno. Acercándonos a las pequeñas embarcaciones pesqueras para charlar y comentar cómo ha ido la jornada, podremos contemplar además capturas interesantes como varias especies de tiburones o pequeños atunes sobre la cubierta del bote.





Algunas recomendaciones para vivir esta experiencia desde el puerto de Muscat: en cuanto a empresas de whale watching Sidab Sea Tours y Arabian Sea Safaris.

Los meses más recomendables son los que van entre octubre y marzo, cuando no hay monzones y las temperaturas son de 20-25ºC. En verano las temperaturas pueden llegar a los 48ºC y están siempre por encima de los 30º.

Las salidas son muy temprano (7-8 de la mañana) y duran 2-3 horas así que hay que estar dispuesto a madrugar. Crema protectora, prismáticos (aunque la proximidad hará que casi no los utilicemos, nunca se sabe qué animal podemos avistar a mayor distancia del bote). También la oportunidad de realizar la salida en un Dhow, la embarcación local, e incluso realizar snorkelling con los delfines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario