domingo, 29 de junio de 2014

Un recorrido por la variedad de flora en Cataluña

Hayedo.


A gran escala, la distribución de la vegetación mundial se rige principalmente por la latitud y diferencia seis grandes reinos florales que a su vez se dividen en varias regiones florales. En la península Ibérica y Baleares existen tres grandes regiones presentes en la (Mediterránea, Eurosiberiana y Boreoalpina), a la que se añadiría la región Macaronésica en Canarias. En Cataluña se tocan las tres regiones peninsulares.

Abetal de Gerdar, en Les Valls d'Àneu.

A pequeña escala, entran en juego parámetros como el clima, la altitud, el tipo de sustrato, la orientación del sustrato (solas, umbrías), los vientos dominantes, la pluviosidad, etc. para marcar la existencia de unas u otras especies y el crecimiento de éstas en unos u otros pisos de vegetación –que son las franjas altitudinales de las diferentes regiones-.
Acebo.


La vegetación de la región Mediterránea se caracteriza por especies de hoja perenne,  resistentes al calor, al clima seco y a los cambios bruscos de temperatura entre el invierno y el verano. Plantas típicas son la encina, el alcornoque, el pino y el quejigo en cuanto a árboles y la presencia de madroños, lentiscos, enebros, retamas, coscojas, romeros, jaras, tomillos, plantas aromáticas, etc.

 
Enebro.
La vegetación eurosiberiana se caracteriza por los bosques caducifolios, adaptados a climas más húmedos y templados, sin grandes oscilaciones de temperatura entre el invierno y el verano. Están formados sobre todo por robledales, hayedos y bosques mixtos con árboles como el avellano, el pino silvestre, abetos, helechos, acebos, brezos, musgos, etc.

Hayas en un bosque mixto del Pirineo.

La vegetación borealpina tiene que ver con la altitud; es la vegetación de alta montaña, está bien adaptada a las duras condiciones climáticas que en ellas se dan, sobre todo en invierno. Está formada por los bosques de coníferas como el pino silvestre, el abeto y el pino negro. Crecen otras especies como el rododendro, la gayuba, arándanos, piornos, etc. En la alta montaña, a partir de 2.100-2.200 metros de altitud los árboles (pino negro) dejan paso a los pastos y pequeñas hierbas. Por encima de los 3.000 metros de altitud, líquenes y musgos son la representación vegetal.

Bosque de abetos.
Bosque de pino silvestre con alfombra de gayuba.


Las condiciones continentales que imperan en el centro peninsular y que influyen en el clima de la parte sur y occidental contrastan con el menor contraste de temperaturas entre inviernos y veranos, y la mayor humedad gracias a la existencia del mar Mediterráneo.


A nivel general, la provincia de Tarragona, las partes sur y centro de Lleida y Barcelona, y el centro u este de Girona poseen un claro clima mediterráneo mientras que en el norte de las provincias de Lleida, Barcelona y Girona, la influencia Atlántica marca el paisaje vegetal. Como ya os habréis dado cuenta, allí se encuentra la Cordillera Pirenaica y el Prepirineo. Son precisamente las montañas prepirenaicas las que marcan la transición entre la flora mediterránea y la flora eurosiberiana.
A nivel local, otras sierras más meridionales, como pueden ser algunas de las montañas más elevadas de las sierras litorales catalanas, también marcan la transición de vegetación.


¿En qué se traduce todo esto? En la existencia de una gran variedad de flora, con presencia de especies típicas del centro y sur de la península, de la región atlántica y de la alta montaña europea. En cuanto a los pisos de vegetación la representación es mayúscula, ya que en Cataluña existe una diferencia actitudinal que va desde el nivel del mar hasta los 3.143 metros de altura de la Pica d’Estats, el punto más elevado del territorio catalán.


Pica d'Estats, máxima altitud de Cataluña.


Ladera de solana pirenaica, donde crecen encinas.
Sierra del Montseny.



A grandes pinceladas desde el punto de vista botánico destacan las sierras de Montsant y las montañas de Prades como representantes típicos mediterráneos, bosques caducifolios como los de la Garrotxa entre la vegetación eurosiberiana, y los Pirineos como representantes de la región eurosiberiana y alta montaña. Mención especial merecen montañas como El Montseny, muy próxima al mar y con altitudes por encima de los 2.000 metros, los hayedos de Els Ports -los más meridionales de Cataluña-, o los hayedos de La Albera, los más orientales de la península Ibérica.
Acercarse a conocer la flora de Cataluña permite darse un paseo por las tres regiones biogeográficas presentes en la península Ibérica.
Retama y romero.

2 comentarios: